De vuelta en jeruSALEM´S LOT


Ayer hice una medio promesa en Twitter a @horrorlosers (¿promesas en Twitter…? ¿Dónde iremos a parar…?) tras leer lo siguiente:

Decidí que ese capítulo de nuestras vidas debía salir (de nuevo) a la luz, donde los chupasangres no pueden hacernos daño (por mucha crema solar que se pongan hoy en día)

Y es que Salem´s Lot fue una “miniserie” emitida por TVE allá por 1982, cuando sólo existían dos canales y te dejaban ver la tele según la clasificación por rombos. Basada en una novela de Stephen King al que, con 8 años, empezaba ya a conocer, algún programador despistado le colocó sólo un rombo. Y así fue como prácticamente tooooooodos los niños del país pudimos ver la invasión perpetrada por un vampiro tipo Nosferatu en un pequeño pueblo americano

Pero lo de Salem´s Lot fue mucho más que eso. Fue un ACONTECIMIENTO que quedó grabado a fuego en el imaginario colectivo de los nacidos en los ´70. Más en concreto, esta escena en la que un niño vampirizado vuelve a casa en busca de su hermano mayor, rascando con sus uñitas la ventana para despertarle y… conste que te he avisado, allá tú si la ves/re-ves. Al día siguiente todos en clase comentábamos lo mismo, el dichoso niño flotante, con el que estuvimos soñando hasta… ¿hoy?

 

 

Dirigida por Tobe Hooper (“La Matanza de Texas”, “Poltergeist”…) reunía a un nutrido grupo de actorazos. Ahí tenías a David Soul, el Hutch de Starsky&Hutch (serie de policías setentera (como Castle, pero con otro tío en lugar de Beckett (bueno, no exactamente, más bien como los dos polis secundarios amigos de la pareja protagonista (además, todos sabermos que Castle en realidad es Luz de Luna maquillada, pero eso requerirá de otra entrada en el blog)))), Bonnie Bedelia (la sempiterna sufridora mujer de… sí, John McLane, que tan mal lo pasó en el Nakatomi Plaza y que por pedir demasiada pasta se quedó fuera a partir de la tercera entrega), James Mason (casi nada) o Geoffrey Lewis, con un escena tremebunda sentado en una mecedora (padre de Juliette Lewis, la de Asesinos Natos, ahora participando en Wayward Pines, una de las series más rarunas del momento con Shyamalan dirigiendo algún capitulillo (“El Sexto Sentido”“El Protegido”))

salem-s-lot_scariest-stephen-king-movies   1_zpsa0a81e79   salems-lot-3

Y es que la serie reflejaba a la perfección el libro (si no lo has leído, ya tienes una tarea para este verano). Cómo una pequeña comunidad es prácticamente engullida por la maldad, y la lucha enconada de Ben Mears, el escritor protagonista, por salvar los trastos sin ayuda ni poder especial alguno. Ni tan siquiera con la esperanza de salir airoso de semejante empresa. Nadie como Stephen King ha renovado y actualizado el género vampírico (si acaba de venirte a la mente la saga Crepúsculo, por favor, abandona la sala…. y cierra al salir) con esta novela, algún que otro relato corto como “Popsy” y, hace menos de dos años, con “Doctor Sueño” con la comunidad de chupa-energías (en este caso) más deleznable vista hasta el momento, el Nudo Verdadero, comandada por Rose “La Chistera” (en un papel que le supondría un Oscar directo a Michelle Pfeiffer (pero eso ya son teorías personales))

 

Para terminar, sólo un detallito más, que para mí fue una de las mayores sorpresas que me he llevado en los últimos años disfrutando de la lectura. A mi lista de escritores favoritos, hace unos meses, se unió Joe Hill, hijo de Stephen King. Y, para comenzar a saborearlo, arranqué con NOS4A2 (escrito en una matrícula y pronunciado NosFourEiTwo en inglés (NOSFERATU en español)). Pues bien, no sólo resultó que la novela es impecable, detallada y de dimensiones brutales. Además el malvado protagonista, Charles Max, físicamente semejante al de Salem´s Lot (con un aspecto más humano quizá, pero un vampiro, al fin y al cabo) nombra en un comentario a los del Nudo Verdadero. En resumidas cuentas, que padre e hijo se atreven a cruzar vampiros de sus novelas tan malvados como el Sr Barlow de Salem´s Lot sin avisar, como regalo para aquel que, por casualidad, les lea a ambos

TheMasterKurtBarlow1979

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *