IT FOLLOWS sobrevalorando que es gerundio


Como siempre, el trailer previo, no vaya a ser que algún incauto se adentre en esta crítica sin saber de qué va la película en cuestión

Ahora sí, ahora puedo empezar a desgranar lo que me ha parecido  IT FOLLOWS

Como siempre, trataré de ser lo más subjetivo posible, siempre basando mi opinión en argumentos que quizá te resulten lógicos o, tampoco te fíes mucho, creíbles

Y es que IT FOLLOWS fue la sensación en cuanto a cine de terror del año pasado, certificado por la crítica de forma unánime. Y tanto comentario a uno le influye, y se ilusiona… “¿Habrá nacido un nuevo John Carpenter?” se preguntaban en Fotogramas, “Hacía tiempo que no veíamos un film del género tan bien realizado y con tanta inteligencia” comentaban en CINEMANÍA… “¿Vieron la misma película que vi yo el viernes por la noche?” me planteo yo

Antes de que alguien piense que soy un cineasta frustrado con ínfulas de crítico.. os diré que, en efecto, lo soy, pero ese tema lo trataremos a fondo en otro artículo (Daniel Monzón empezó así, y mira cómo le ha ido con Celda211 y El Niño (ahora empiezo a entender el por qué de su mala leche habitual cuando opinaba sobre films ajenos (aunque nadie recuerda que suyas fueron también El robo más grande jamás contado y El Corazón del Guerrero, dos pestiños de aúpa)))). Bueno, ¿podemos ir al tajo?

 

IT FOLLOWS se vende como una película de terror, original, bien realizada e inteligente. Y yo no he sido capaz de ver nada de eso

Porque, para empezar, IT FOLLOWS es una película tacaña, con diálogos casi inexistentes y unos personajes a los que se les ha insuflado la misma vida que a un revistero (y ya es mucho decir). Hasta la protagonista parece estar dormida de principio a fin. Y sí, podemos aducir que se trata de un reflejo de la sociedad que bla bla bla, o que es intimista. Pero, en ese caso, deberían haber avisado de que se trataba un drama y no una película de terror. ¿Le importa a alguien si sobreviven? Ni a ellos

Pero esa usura va más allá, llegando a impregnar todo el film. Hablemos de la realización, de esa infinidad de planos de paisajes con encuadre frontal y zoom lento que no aportan nada a la acción, o varias (demasiadas) tomas de 360º que ni siquiera vienen a cuento (salvo para demostrar que en producción se gastaron un buen dinero en engrasar el trípode). Sam Mendes, David Fincher, y muchos otros directores que saben componer, integran ese tipo de imágenes con gran valor plástico en la acción (tanto es así, que en ocasiones cuesta detectarlo). En IT FOLLOWS sólo sirven para enlentecer la acción y llevarnos de un escenario a otro sin solución de continuidad, fluidez o coherencia

Y, para rematar, esta historia nos niega cualquier tipo no ya de explicación, sino de mitología. Alguien podrá aducir que, en realidad, es terror inteligente, del que no lo da todo masticado al espectador. Pero, en rigor, este chicle es de segunda boca. IT FOLLOWS es, en resumen (y sin spoilear) un batiburrillo de referencias mal mezcladas entre films asiáticos de culto y Pesadilla en Elm Street… ¿lo puedo demostrar?

Films asiáticos de culto Los momentos de terror y la dinámica de la película se basan en la tradición de Llamada perdida, y tantas otras, donde la gente deambulando en ropa interior es el summum del mal rollo y denota la presencia de la muerte (de hecho, en estas funciona de maravilla)

Pesadilla en Elm Street Aquí voy a explayarme, que ayer se nos fue Wes Craven y, homenaje o no, me parece demasiado mimético lo que vi tanto en la trama general como en dos escenas en particular (siendo una de mis películas favoritas). Sobre la trama, y una vez vista la película, se concluye que Freddy Krueger es el equivalente (casi mimético) del virus-maldición que sustenta la película (no voy a establecer comparaciones con ninguna ETS, por evidentes). En Pesadilla no debes dormirte, porque el malo malísimo vendrá a por ti, y morirás de manera violenta sin que nadie sea capaz de ver a tu asesino mientras acaba su faena. En It Follows no debes estarte quieto porque… (copia y pega lo de antes). Respecto a las escenas en particular, copiadas plano a plano, tenemos la de la clase y la del chico de enfrente

LA DE LA CLASE

En Pesadilla Nancy, la protagonista, se queda dormida a mitad clase mientras un compañero recita con voz de ultratumba un fragmento de Hamlet relacionado con la trama (en concreto, “podría concentrarme en una cáscara de nuez, y considerarme el rey del espacio, si no tuviera horribles pesadillas”). Es en ese momento cuando se le aparece el fantasma de su amiga Tina en la bolsa de cadáveres

vlcsnap-2015-08-31-20h17m20s88_cr      vlcsnap-2015-08-31-20h17m52s208_cr

En It Follows Jay, la protagonista, se encuentra distraída a mitad mientras la profesora recita la Canción de Amor de Alfred J.Prufrock (de T.S. Elliot) “Yo debiera haber sido un par de pinzas rasposas, precipitado por el fondo de mares silenciosos…” que, casualmente, unas líneas más abajo, nombra a Hamlet (lo admito, aquí me ha tocado buscar bibliografía). En ese momento se le aparece el fantasma de una señora mayor paseando por el campus

vlcsnap-2015-08-31-20h56m08s153      vlcsnap-2015-08-31-20h56m15s215

LA DEL CHICO DE ENFRENTE

En Pesadilla Nancy descubre que su novio, que vive justo al otro lado de la calle (un jovencísimo Johnny Depp) va a ser víctima de Feddy, y trata de avisarle por teléfono… sin conseguirlo. Justo lo mismito que le pasa a Jay en It Follows (hasta la casa se parece)

vlcsnap-2015-08-31-20h19m33s211_crvlcsnap-2015-08-31-20h18m23s20_crvlcsnap-2015-08-31-21h20m50s112_cr

vlcsnap-2015-08-31-21h19m43s214vlcsnap-2015-08-31-21h19m52s56vlcsnap-2015-08-31-21h20m14s17

¿Aspectos positivos?

Por supuesto que los hay, y tienen bastante peso específico. El primero de ellos es el punto de partida, muy interesante, original (de hecho, es lo que nos ha movido a la mayoría a ver la película), y tan potente como poco aprovechado. Algunos críticos han indicado que la película aporta un profundo estudio de la sexualidad femenina… ¿dónde? ¿cómo? ¿cuando? . El segundo es la banda sonora, muy de los ochenta, y tan “carpenteriana” como “craveniana”, quizá ese sea el motivo por el que se haya comparado a su director, David Robert Mitchell, con estos dos autores (al menos, es el único punto en común que les veo, imitaciones malas aparte). Richard Vreeland, compositor que publica bajo el nombre de Disasterpeace, es quien más se luce (con creces) en It Follows. Y lo hace con discreción, mejorando los planos que comentaba al inicio, que parecen adquirir sentido por la gravedad y misterio que aportan las sonoridades electrónicas que introduce este autor (otro del que tomar buena nota). Gracias a él hay momentos en los que te sientes trasladado a otra época, donde el terror funcionaba en la gran pantalla… Lástima que el efecto se te pasa pronto

 

En resumen, me habría encantado coincidir con la casi totalidad de críticos y gran parte del público, y disfrutar como un enano de It Follows, pero la película que yo vi no va a quedar en mi memoria por mucho tiempo. No encuentro las motivaciones de los personajes, el sentido de esta historia, el porqué de su desarrollo… ni tan siquiera su final (y, si la has visto, al menos en esto último estaremos de acuerdo). Y tampoco destaca nada en su realización. Quizá se trate de un terror sugerente e inteligente, pero en mi opinión deja demasiados huecos para que el espectador los rellene (de ahí a las películas con la pantalla en blanco para que cada uno imagine lo que quiera hay un paso)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *