LA CHICA DEL TREN, el libro que pedía a gritos una película


… y, claro, se la van a dar, con Emily Blunt como protagonista (Looper, Destino Oculto, Al filo del mañana… el estreno de más obligado visionado en los próximos meses, Sicario)

Signature:444b4d8866d2d398012f7c3377260df25da63882501d50038e77dc27a90f3259

Rebecca Ferguson como co-protagonista (el descubrimiento de Misión Imposible: Nación Secreta (aunque ya se dejó ver en Hércules y, sobre todo, en la miniserie The White Queen))

becca

Y Tate Taylor como director

the-help-cartel1

 

En cualquier caso, lo que yo me acabo de leer es la novela, y sobre ella voy a opinar, de la forma menos objetiva posible, que es lo que interesa

Agobiante, íntima, sorprendente, cruda, cómplice, intrigante… todos estos adjetivos le vienen como anillo al dedo (nunca mejor dicho) a la historia que nos ha regalado Paula Hawkins, escritora de novelas romanticonas que no acababan de cuajar hasta que un buen día decidió (aleluya) probar con el thriller

Pero no se conformó con desarrollar una trama absorbente. Fue más allá. Lo que sorprende de esta novela (al menos, lo que a mí me ha ganado para su legión de fans) es que no se trata de una historia contada, sino vivida. Todo acontece en tiempo real a través de una conexión directa con lo que piensan y sienten sus tres protagonistas principales, tres mujeres que dan nombre a cada capítulo según dentro de la mente de quien nos encontremos. Sencillo y apabullante recurso

En cuanto a la dinámica del libro, divierte ver cómo van encajando las piezas de un puzzle no muy complejo, el de los diferentes puntos de vista de las protagonistas que se entrecruzan accidentalmente (o no) a lo largo de sus capítulos. Las descripciones detalladas al milímetro recuerdan al mejor Stephen King, ese que te agarra por la solapa y no te suelta hasta que, oh sorpresa, se te han hecho las tantas de la madrugada en un abrir y cerrar de ojos

No voy a spoilear nada sobre el argumento… simplemente os invito a que disfrutéis de la ocasión que se nos brinda. Un best-seller que, en realidad, es más un diario íntimo que, en ocasiones, da pudor leer, porque se asoma a rincones bastante oscuros de la mente de las protagonistas (de nuestra mente). La intriga está ahí, y la tensión… Sin embargo, el verdadero atractivo de La chica del tren es ver en negro sobre blanco pensamientos ocultos, incluso autodestructivos, que todos en algún momento hemos tenido. Y eso, si te paras a pensarlo, incomoda. Y tiene mérito

Como contras que, haberlos, haylos, no destacaría nada referido a la novela en sí, pero es innegable que tanto boom publicitario puede dar lugar a poner en duda su calidad, y que cierto punto feminista (que tampoco es para tanto) quizá desanime a algunos. Como, insisto, soy de todo menos objetivo, os propongo dejar atrás los prejuicios. Si os gustan las historias bien contadas, devorad este libro cuando antes…

 

 

… y, si no, ya disfrutaréis de Emily Blunt en su mejor papel hasta el momento pasando por taquilla, y la veréis sosteniendo un merecidísimo Óscar (aunque sea de latón pintado y en el salón de su casa). Nos pasó con El Silencio de los Corderos, Cadena Perpetua y tantas otras. Llegamos tarde a leer libro y… admitámoslo… no es lo mismo cuando ya te han plantado la peli delante

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *